HOME

a

REGISTRESE !

a

Objetivos de sitio


Archivo Temático 


Archivo (por fecha)


Colaboradores


Links


Premios recibidos


a

Buscador

a

Correo

 

 

 

 

      “La  Humanidad  tiene  razones  que  la  Razón  del  Hombre  ignora”    

Notas

Tema: Neuronas

Una argentina descubrio que las neuronas cambian de funcion.

Autor: Valeria Roman.
E-Mail: vroman@clarin.com.

Fuente: Clarin.com
Web: www.clarin.com


Es la química Laura Borodinsky, de 36 años, quien lideró el trabajo de un equipo científico en EE.UU. Y probó que el papel de una célula nerviosa no está marcado genéticamente antes de su desarrollo.

Nadie tiene su destino asegurado en el sistema nervioso. Según descubrió una investigadora argentina con su equipo de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, las células nerviosas —es decir, las neuronas— pueden cambiar sus funciones mientras se están desarrollando. Una idea que puede sonar a herejía en el mundo de las neurociencias, pero que ya fue comprobada.

El descubrimiento fue difundido en la revista británica Nature del 3 de junio. Estuvo a cargo de la doctora en química Laura Borodinsky, de 36 años, que desde 2001 trabaja en EE.UU. Se sostenía que la función de cada neurona ya estaba determinada por un programa genético marcado antes del desarrollo. Pero no es así, porque cada neurona no viene con una tarea ya asignada en el sistema nervioso. Y éste es el resultado de una investigación básica que conduciría a tratamientos más personalizados contra enfermedades como la depresión, la esquizofrenia, el desorden bipolar o la epilepsia.

Borodinsky lideró el trabajo experimental, siguiendo una idea de su jefe, Nicholas Spitzer, y descubrió que, si se altera la actividad eléctrica, se pueden hacer modificaciones en los mensajeros que las neuronas mismas generan para contactarse con otras. La investigación empezó por hacer sólo observaciones del comportamiento de las neuronas en embriones de sapos. En ese estadio (cuando los animales son embriones), las neuronas todavía no están conectadas entre sí. Y constató que cada neurona exhibe distintos patrones de actividad eléctrica y oscilaciones de calcio.

Más adelante, el equipo de Borodinsky pasó a una segunda etapa, con una intervención directa sobre el funcionamiento de las neuronas. Inyectó proteínas en embriones de sapos (dos horas y media después de la fertilización) para cambiar los patrones de la actividad eléctrica de las neuronas. En este punto, comprobaron que cuando introducían proteínas conocidas como canales de potasio, las neuronas quedaban silenciadas, sin actividad eléctrica. En cambio, cuando les inyectaban canales de sodio, las neuronas de los embriones se excitaban y exhibían oscilaciones de calcio con mayor frecuencia.

En ese instante, se preguntaron si la identidad final de las neuronas sería afectada por las manipulaciones que habían realizado durante la segunda etapa. ¿La respuesta? "Sí, pudimos comprobar que los cambios tempranos pueden modificar la identidad de las neuronas", contestó Borodinsky a Clarín por teléfono.

Hallaron que la comunicación de cada neurona con otra será diferente según el patrón eléctrico que haya exhibido durante los primeros estadios. Este resultado es tan relevante que las autoridades de la Universidad de California ya corrieron a patentarlo.

"Es que el hallazgo —explicó Borodinsky— permite decir que en el futuro existirá la posibilidad de estimular a las neuronas para que produzcan una determinada señal química, para que no lo hagan, o para que pasen a producir otras, dependiendo de la enfermedad mental que se quiera combatir".

 

- 10v Servicios de Internet -

Junio 2000