HOME

a

REGISTRESE !

a

Objetivos de sitio


Archivo Temático 


Archivo (por fecha)


Colaboradores


Links


Premios recibidos


a

Buscador

a

Correo

 

 

 

 

      “La  Humanidad  tiene  razones  que  la  Razón  del  Hombre  ignora”    

Notas

Cerebro

El Pensamiento
Autor: Alexander R. Luria
Fuente: http://www.infoamerica.org

 

 

 

Portadas de dos ediciones
inglesas de textos de Luria.

 

  EL PENSAMIENTO

Inició sus investigaciones con el propósito de crear un nuevo marco teórico del comportamiento, convencido de que era imposible indagar en las profundidades del cerebro desde los presupuestos fenomenológicos y naturalistas. Para descubrir las fuentes de acción del individuo era necesario, señalaba, salir de los límites del organismo, fuera de la esfera íntima de la mente, y analizar las formas objetivas de la vida social. Buscar las fuentes de la conciencia humana y de la libertad en la historia social de la humanidad. Conocer qué mecanismos sensoriales favorecen la interrelación con determinados procesos culturales para desencadenar las funciones psicológicas de los adultos. En 1924 entabló relación con Lev Semionovich Vygotsky , en el Instituto de Kornilov, hecho que va a tener una influencia decisiva en sus futuros trabajos, en los que también se asoció a Leontiev .
Luria forma parte de la escuela psicológica histórico-cultural. En su obra se advierte la influencia de pensadores como Dilthey y su filosofía de la cultura y de la historia, así como de las corrientes psicoanalíticas, en especial de Freud y Jung . Su aproximación al psicoanálisis suponía acercarse a la visión individualista de Freud, difícilmente compatible, como observaron sus críticos, con los presupuestos del materialismo dialéctico. Trabajó, no obstante, para encontrar un paradigma psicológico construido a partir de los escenarios de la cultura y de la historia. Realizó a tal fin amplios trabajos de campo sobre poblaciones de la URSS sujetas a grandes cambios históricos y culturales, con objeto de conocer qué tipo de efectos habrían producido esas transformaciones revolucionarias sobre la psicología de sus habitantes.
Luria observan una mediación cultural en el proceso de construcción de la psicología humana, fenómeno que ya se aprecia en la formación de los niños, de modo que dos estructuras biológicas gemelas desarrollarían personalidades diferentes en distintos ambientes o entornos sociales.
Son muy distintos los campos sobre los que investiga o sobre los que convergen sus inquietudes científicas. Son significativas sus aproximaciones a la psicolingüística o a los estudios de la formación y fijación de la memoria, con el análisis de casos singulares, como el del paciente Shereshevsky, con una memoria portentosa, pero incapaz de elaborar respuestas propias y trabajar, que ilustra su muy interesante libro The mind of a memorist , publicado en 1968.
Para Luria, el lenguaje tiene una importancia decisiva en la creación de una dimensión psicológica del individuo social. Sin un lenguaje, la psicología individual se establece sobre una relación con el mundo de cosas visibles, de experiencia directa. Esas cosas y, en general, todas las cosas, incluso las no visibles, pasan a tener un registro, una denominación con el lenguaje. La palabra, dice Luria, multiplica el ambiente referencial del individuo y rompe el binomio experiencia-conocimiento. El lenguaje se convierte, además, en un instrumento de comunicación, en un transmisor de experiencias propias y ajenas, por lo que el ser humano adquiere una nueva dimensión de su conciencia, que le permite formar imágenes subjetivas del mundo objetivo. Desarrolla la capacidad de abstracción y, por consiguiente, del pensamiento, al tiempo que crea códigos de acceso a las cosmovisiones, a las interpretaciones, etc.
Pero si el lenguaje alcanza ese valor fundacional en el proyecto social del ser humano, la alfabetización representa una ampliación del ambiente cultural en el que se sustenta el desarrollo psicológico. Para Luria, la alfabetización juega un papel transformador en la psicología del individuo, ya que ésta se ve reforzada y ampliada por la estructuración del conocimiento, la inquietud personal, el enriquecimiento de la capacidad de abstracción, etc. El papel de la alfabetización lo analizó Luria mediante uno de sus rigurosos trabajos de campo, pionero entre los estudios transculturales, con grupos de personas alfabetizadas y analfabetas en la región asiática de Uzbekistán, entonces territorio de la URSS sometido a los profundos cambios derivados de la revolución soviética. La capacidad asociativa de los grupos analizados variaba sistemáticamente según el nivel de alfabetización, poniendo de manifiesto el papel de mediación semiótico-cultural de la escritura y el alcance de la cultura en la formación de la personalidad psicológico-cognitiva.

 

 

 

 

 

- 10v Servicios de Internet -

Junio 2000