HOME

a

REGISTRESE !

a

Objetivos de sitio


Archivo Temático 


Archivo (por fecha)


Colaboradores


Links


Premios recibidos


a

Buscador

a

Correo

 

 

 

 

      “La  Humanidad  tiene  razones  que  la  Razón  del  Hombre  ignora”    

Notas

Humanidad

Pensamientos Pacíficos”
Autor: Emilio Franchi.
Email: franchiro@hotmail.com
Fuente: Trabajo enviado en colaboración

 

El cuerpo humano, una empresa excelente

Todos los sectores de esta empresa excelente, disponen de la completa información y los insumos imprescindibles para cumplir sus objetivos, en todas sus áreas, divisiones, departamentos y sistemas. La comunicación es fluida y permanente entre todos los sectores de la organización en respeto y cumplimiento del maravilloso código genético que le origina. Constituido por células, tejidos, órganos, aparatos y sistemas, la interacción recíproca, equilibrada y armónica, es fluida y constante entre sus componentes. Por otra parte, la integración e intercomunicación de la Psiquis, con los sistemas Inmunológico, Neurológico y Endocrino, dan constante evidencia del conocimiento y respeto del Eje de la Salud, que entre ellos constituyen, como de los límites, en relación a déficits o excesos, con lo que preservan el equilibrio de todo el organismo ante cualquier estimulo, interno o externo, que le amenace.

A cada célula, a cada tejido, a cada órgano le llega información por el sistema de comunicaciones constituido por las vías circulatorias y nerviosas. Por estos canales llegan el oxigeno, las hormonas, los neurotransmisores, las proteínas, los hidratos de carbono, los lípidos, los minerales, las enzimas, etc., indispensables para el saludable funcionamiento del conjunto, como a su vez, por ellos son transportados los nocivos desechos, para su eliminación por los órganos emuntorios (piel, riñones, intestino, pulmones, glándulas, etc.), como por ej.: amoníaco, urea, sales, fibras, células (por medio de la orina, el sudor, las materias fecales), anhídrido carbónico, emanaciones de alcohol (por medio de los pulmones), etc..

La excelencia de este organismo, el cuerpo humano, cuya evidencia es la salud, se mantiene por la comunicación contante e integrada de todas sus partes. Todos los órganos, funcionan gracias a su vinculación, como un equipo bien integrado, tal como puede hacerlo un “team” deportivo, preparado para competencias internacionales o los juegos olímpicos. Ante la alternativa de una agresión externa, por ejemplo, cuando hay necesidad de lucha o fuga, algunos órganos y sistemas reducen sus necesidades (piel, aparato digestivo, sistema genital, etc.) para que los sistemas indispensables: cerebro, sistema respiratorio, aparato circulatorio, sistema endocrino, asuman la defensa del organismo psicobiológico en su totalidad.

Por intermedio del cuerpo humano – estructurado de forma semejante en todo individuo del planeta para su salud – considerado como “paradigma de integración”, podríamos advertir los elementos indispensables que necesitan los países para establecer la unión recíproca, básica e imprescindible, para la paz y la salud en la tierra.

Además de la similitud corporal, puedo proponer que en diferentes envases, por razas y colores, ubicados en espacios peculiares, educados en distintas culturas, en sus diversos géneros, todos los individuos poseen las mismas necesidades y aspiraciones vitales, compromisos afectivos semejantes, recursos positivos y cualidades negativas similares y conflictos también, muy parecidos en sus relaciones humanas.

Antes de concluir este enfoque, es necesario hacer referencia a la potencial conciencia extraordinaria y sus virtudes, que puede ser abierta y realizada por medio de conductas apropiadas. El hecho de reconocer en esa conciencia, capacidades humanas de intuición, telepatía, premonición y excepcional creatividad, permite afirmar que el ser humano llega pertrechado con recursos potenciales, de extraordinaria eficacia para su comunicación universal, su integración interpersonal, más allá de diferencias culturales, temporales y espaciales.

Estos recursos del ser humano, en cualquier lugar del planeta, permiten facilitar la mutua cooperación entre individuos diferentes, pero de compromiso afectivo semejante, de similar disposición hacia el amor y la paz. Estos valores universales, por humana costumbre son perturbados, debido a la descontrolada avidez de poder y codicia de individuos y grupos dirigentes, inmaduros y corruptos, diseminados en todas la culturas, en todos los países.

 

Semejanzas con el “paradigma de integración” y propuestas

 

En acuerdo con las características, los recursos y la fisiología del cuerpo humano, como “paradigma de integración”, podemos formular las siguientes propuestas:

. Superados los nacionalismos xenofóbicos, las aprensiones por ignorancias, prejuicios, e inconsistente imaginería que mantuvo y mantiene la discriminación de los prójimos desconocidos, realizar el reconocimiento fidedigno, inteligente y amistoso, de los individuos de las diversas razas, de sus idiosincrasias, sus historias, sus semejanzas y diferencias, para establecer definitivamente un vinculo adecuado con ellos.

. Cumplido el reconocimiento, importa fundar una red internacional de canales de comunicación, para mantener constantes y fluidas informaciones, por necesidades, ofrecimientos, pedidos, y asistencia entre los pueblos.

. Estas vías de vinculación deberían dar inmediatas novedades en relación con las dificultades que pueden sobrevenir en y entre las naciones, como en las perturbaciones que afecten la fluida información y armonía entre todos los miembros intercomunicados.

. Como los órganos del cuerpo, poder así emplear, en modo solidario y cooperativo, los recursos positivos de los países para administrar los auxilios oportunos en beneficio de la armonía y óptima convivencia del conjunto,

. Tal como el sistema inmunológico corporal, todos los países deberían realizar el control y/o eliminación de los factores negativos que perjudican y envenenan las relaciones humanas, mediante el empleo de recursos adecuados creados con ese propósito.

. Sería conveniente proceder al reconocimiento de la intoxicación cultural e ideológica de todo ser humano con la violencia, para su adecuada administración y como los órganos emuntorios del cuerpo, crear prácticas para catárticas descargas, que preserven de auto o hetero agresiones. Para su investigación podrían elegirse distritos donde ensayarlas, y al cabo de ciertos períodos establecidos, hacer estadísticas comparativas de delincuencia entre las zonas de práctica y otras que siguieron con su vida habitual.

. Así como se capacita, entrena y adiestra el cuerpo para el dominio de ciertos desafíos, se podría educar y entrenar a la juventud, para el ejercicio inteligente de su natural disposición hacia el pacifismo, como para el dominio de su violencia beligerante. Educación y enseñanza, cocreada con los jóvenes, que deberían respetar su raciocinio, su libre y creativo criterio para concretar programas y medios de aprendizaje.

. Como el ser humano puede abrir y ampliar su conciencia para reconocer la realidad tal como ella es, hacer una prolija detección, control y corrección de los elementos de ignorancia, prejuicios, ilusiones, fantasías y desinformación, mantenida en cada uno y entre todos los miembros asociados.

. Bajo el nombre de “operación semáforos” investigar el respeto o transgresión de las leyes, reglas y normas establecidas para la normal y regular convivencia, la productividad y el bienestar en comunidad. Como los periódicos chequeos clínicos realizados por las personas en beneficio de su salud, convendría realizar operativos para revisar y controlar la eficacia de las leyes, el desempeño de sus representantes y el acatamiento o transgresión de los individuos.

. Empleo permanente de la “sabiduría perenne”, inmanente y potencial en todo ser humano, que vuelve a revelarse por medio de las personas maduras y/o iluminadas, descubierta tras emergencias espirituales o por el perseverante trabajo de reflexión y contemplación personal.

. Esta sabiduría, como los ejes biológicos e inteligentes que conservan la salud, es el patrón de sentido común, de sensatez, racionalidad e intuición, que saben representar y emplear los sabios, los líderes espirituales, en toda oportunidad que la humanidad necesita establecer justicia y reconciliación, amor y compasión, serenidad y armonía, cohesión y paz entre sus miembros.

Resistencia ante lo desconocido

Ante un bebé recién nacido, es hábito el señalar su parecido con tal o cual progenitor, con tal o cual antecesor. Podemos suponer que la vanidad de los observadores familiares compromete su investigación. Sin embargo, es posible señalar que la criatura “debe” parecerse a algo conocido. Un parecido, quizás para calmar cualquier sospecha de infidelidad, pero además parece necesario por el temor de que la criatura sea diferente a todo lo conocido.

Ante la recepción de conocimientos, también existe la automática actitud e intención de relacionar lo novedoso a lo conocido, por varios motivos: a - para evitar la humillación de la ignorancia y el regreso a la condición de novicio: b – quedar expuesto por no saber como emplear lo novedoso; y c - en el peligro de perder autoridad ante otros, por dicha carencia ahora evidente.

Lo desconocido, lo diferente, lo distinto, es causa de incertidumbre, de alarma, aun de temor. Esta reacción puede comprenderse en las relaciones humanas, si nuevamente consideramos el humano e inconsciente “juego de las atribuciones”. En esta práctica, es común atribuir a un individuo forastero, a un desconocido o a un extranjero, los personales atributos de malicia, deshonestidad y violencia, que por inconsciencia y vanagloria, ignoramos en nuestra propia personalidad, en nuestra sociedad. La ilusión de diferencia nos otorga nobleza, mientras da fundamento a la xenofobia, al racismo, a la misantropía, a la misoginia, etc. Esta folklórica maniobra humana que dibuja extranjeros “conflictivos”, es la que habilita arengas políticas y militares para construir la imagen demoníaca del “enemigo”, y así justificar el enfrentamiento bélico, hasta el extremo de calificarle como “guerra santa”.

En “ La Conciencia sin Fronteras”, Ken Wilber explica:

 

“...la caza de brujas ofrece el ejemplo mas claro de la verdad de la proyección, la verdad de que aborrecemos en los otros aquello – y solo aquello – que secretamente aborrecemos en nosotros mismos” (...) “...el cazador de brujas cree que él está libre de esa perversidad, y adopta hasta cierto punto una característica actitud virtuosa” (...) “en ocasiones, esta caza de brujas asume proporciones atroces: la persecución nazi de los judíos, los procesos a las brujas de Salem, los negros convertidos en chivos expiatorios del Ku Klux Klan” y más adelante afirma:

“Tal vez sean exactamente lo que decimos de ellos. Pero eso no viene al caso, porque los “aborrecemos” solamente si nosotros mismos, sin sabwerlo, poseemos los rasgos que despreciamos y que les atribuimos. Los odiamos precisamente porque son un recordatorio constante de aspectos nuestros que nos repugna admitir.”

 

En cambio, tras una profunda y honesta reflexión sobre su personalidad, una persona puede superar su cruel autocrítica, reconocer su humana “sombra”, y en ella su agresividad, su envidia y codicia, etc., para aceptar luego su perdón y por fin, reconciliarse consigo mismo. Si ha podido cumplir este primer requisito con su sombra, es entonces factible que pueda descubrir y aceptar después sin vanagloria, sus personales virtudes, talentos, su honorabilidad, en síntesis, sus extraordinarias luces.

Cuando la persona ha logrado este cambio, interrumpe sin esfuerzo, su participación en el juego de atribuciones. Ya no censura sus debilidades en otros, ni idolatra sus atributos excelentes en otra peculiar persona. Deja de juzgar, abandona los chismes, reduce su ansiedad, disminuye su auto exigencia y controla su hábito autoagresivo.

En esta madura condición, anula su aprensión ante lo desconocido, instala su curiosidad por lo novedoso positivo, su interés por aprender de ello o de la nueva persona, o bien, ofrece ahora comprensiva compasión ante la violencia ajena u otro nuevo elemento negativo.

Superar la resistencia ante lo nuevo es dominar la conducta tradicional conservadora, que expresa la humana rigidez, irracional e ignorante, ante la manifiesta constancia de los cambios. Podemos apreciar esta perpetua mudanza, toda vez que observamos a la naturaleza y sus variaciones ecológicas (en los mares, los ríos, las llanuras, los bosques, etc.), en la diversidad climática de las estaciones anuales, en las reformas constantes que ocurren en las ciudades, en los pueblos, como los cambios que ocurren en las personas, mucho más notables con el paso de los años. “Cambia...todo cambia”, dice la canción. Sin embargo es frecuente permanecer ciegos, indiferentes e inconscientes, negando la constante evidencia de las transformaciones.

Por otro lado, el culto de lo conocido, de los hábitos folklóricos, expresión de las ortodoxias culturales, asegura al individuo fiel y obediente, su pertenencia, su integración afectiva en la comunidad. Lo conocido tiene incorporado un patrón censor de evaluación y reconocimiento que garantiza su tradición, su valor y la aprobación de sus seguidores. Quien osa ignorar sus normas se expone al ridículo, a la censura, a las amenazas o aún al ostracismo social. Esto ocurre con los atrevimientos heterodoxos de todo inventor, reformista e innovador. Pero, tal como lo afirma Erich Fromm en uno de sus ensayos, es por medio de estos “desobedientes” como ha progresado la civilización.

Es así que en la actualidad, mientras la humanidad trabaje para reeducarse y madurar, necesitamos el coraje de individuos creativos que elaboren recursos útiles para descargar la violencia humana, sin perjuicio para personas y propiedades, indispensables para establecer y mantener la paz entre individuos, culturas y países.

 

Resistencia a lo Conocido

 

De lo conocido perjudicial, nos resistimos a considerar con seria responsabilidad el efecto pernicioso de su constancia. Es común reiterar “las guerras siempre existieron....”, “pobres siempre hubo....”, o “uno no puede con la burocracia...”. Estas reflexiones, que persisten como axiomas, son repetidas con resignación y seriedad, en particular ante los jóvenes, que idealistas, desean y creen en otras posibilidades de convivencia. Rígidas creencias que originan declaraciones de este tipo, hacen culto al escepticismo, que solo sirve para alimentar incredulidad y pesimismo que imposibilitan la conversión de costumbres. Aún mas, demuestran negligencia e irresponsabilidad que impiden relaciones humanas diferentes, mediante la posible elaboración de prácticas y ensayos de nuevas conductas económicas y políticas, equitativas y éticas, en respeto de los derechos humanos, nacionales e internacionales.

Así permanecen inconmovibles la delincuencia, la violencia, la injusticia, los injustos e irritantes privilegios, la indiferencia social, la crueldad, el hambre, la falta de viviendas - los “homeless” -, la mortalidad excesiva, el perpetuo sufrimiento.

Persiste en el planeta ignorar la historia, desconocer la experiencia, no aprender de ella y evitar cambios. Existen personas honestas, escrupulosas y arrepentidas que capaces de dominar su vergüenza han podido reconocer públicamente errores cometidos, dando muestras de la madurez lograda. Sin embargo aún existen naciones que ocultan y niegan, su responsabilidad en la realización de crueles genocidios, o en el crónico filicidio de su juventud, realidad contemplada con extremo dolor por los sobrevivientes de las masacres, por los progenitores, los hermanos, novias y viudas, por los huérfanos y las comunidades pacíficas.

Tenemos derecho a pensar que la resistencia a aceptar este comportamiento folklórico, es mantenida solo por quienes podrían modificarlo. Nos referimos a quienes detentan y presionan con su poder en el mundo, tal vez por el constante usufructo que les otorgan el caos, los conflictos perpetuos, la industria y el comercio de armamentos, la dependencia económica de los países sub e infra-desarrollados, la desesperación y el desgano vital de sus poblaciones.

Se ha pensado a menudo en cierta responsabilidad o aún complicidad de las víctimas en la permanencia de este perjuicio histórico. Cabe considerar sin embargo, por un lado su impotencia real, y por otro, el peligro de proclamar y difundir verdades que estas injusticias humanas ofrecen. Algunos osados que han pretendido denunciar o promover cambios han sido amenazados, algunos fueron “comprados” con cargos y privilegios y otros, desaparecidos.

Entonces, en relación a la compulsión repetitiva, humana y auto agresiva, nada mas elocuente que la historia de la Isla de Pascua. De una conferencia brindada por el Dr. Stanley Krippner podemos extractar:

 

“Al emular las tallas en piedra de sus antecesores de la Polinesia, comenzaron a erigir las estatuas gigantescas a medida que los clanes rivales trataban de superarse entre ellos con grandes despliegues de poder y de riqueza. Eventualmente, a medida que la población de la Isla crecía a alrededor de 20.000 personas, los bosques fueron talados mas rápidamente de lo que se iban regenerando. Los árboles se transformaron en combustible, canoas, casas, cilindros y sogas para transportar las gigantescas cabezas de piedra. La población creciente consumía a todas las poblaciones locales de aves y animales. La ausencia de la madera para construir sus canoas que luego utilizarían en el mar redijeron la posibilidad de obtener peces, la pesca se redujo tremendamente. También la erosión y la deforestación disminuyeron las cosechas. En estas condiciones, la Isla no podía seguir alimentando a su población humana. La oligarquía política y religiosa que hasta ese momento había dirigido y distribuido los recursos locales comenzó a languidecer. Muchos arqueólogos creen que la clase reinante fue desplazada por guerreros. Luego siguió un gran desorden, cada clan peleó contra sí, descarnando y echando a perder las estatuas de los otros. Para cuando llegaron los europeos, a la Isla de Pascua (el día domingo de Pascua en 1772), la Isla que hasta ese entonces era fértil, ya estaba árida y desolada. Los habitantes que habían permanecido, a pesar de todos estos cambios, solamente una pequeña fracción de las Islas de las generaciones anteriores eran los herederos de lo que en un momento fue una gran sociedad y que se había degenerado en violencia, canibalismo y hambruna. (...)”

(Según el Diccionario Enciclopédico Salvat, la Isla de 179 kms.2 albergaba en 1982, a 1.887 habitantes. Tiene agricultura (camote, mandioca, plátanos), ganadería (ovejas), pesca y turismo).

“Es posible que la página en la historia de la Isla de Pascua sea un holograma que muestra hacia donde se encamina nuestra tendencia actual, nuestro sendero actual, como parte de un manual de instrucciones que necesitamos, en forma dramática o desesperada para el milenio que se aproxima. (...).”

“Puede que la humanidad no actúe a tiempo para prevenir la destrucción de los bosques tropicales, los combustibles fósiles, las tierras tropicales y de las zonas de pesca en el océano. El área de cobertura de los bosques de Etiopía, se redujo de un 30% a solamente un 1% en 40 años. Durante el mismo período, el resto del mundo ha perdido la mitad de sus bosques tropicales. Grupos con poder de decisión ignoran a aquellos organismos o personas que llaman la atención, que dan la alarma. Sus agendas políticas, económicas y religiosas van en contra de encarar en forma efectiva el problema de la disminución de los recursos naturales. Pero existe una diferencia crucial entre nosotros y aquellos pobladores de la Isla de Pascua que tuvieron tan triste fin. Ellos no poseían libros de historias de otras sociedades condenadas. A diferencia de los habitantes de la Isla de Pascua., nosotros sí tenemos historias del pasado y esta información puede salvarnos.” (La versión completa de esta conferencia puede brindarse a quien lo solicite).

Diversos factores se suman para resistir lo conocido como lo desconocido. Ya hemos considerado el temor y otros factores para rechazar lo nuevo. Ahora, en relación a resistir o ignorar lo conocido, cuando es perjudicial, mas allá de freudianas razones masoquistas, ¿cabría incluir en su origen a la necedad, a la imbecilidad humana, y en particular la de su “poderosa” dirigencia, que sin prisa y sin pausa cosechará su siembra? Pero... a pesar de que lo nieguen ¿acaso no la cosechan ya con sus actuales sufrimientos, con el estado de ansiedad y constante temor ante la amenaza de nuevas agresiones?

Si para lograr la instalación de barreras en pasos a nivel, la colocación de semáforos, o establecer orden y seguridad en eventos multitudinarios y en las ciudades, se necesita la acumulación de muchos cadáveres para justificar reclamos y cambios, ¿qué tasa de mortalidad es necesaria lograr para crear justicia, salud y paz en la tierra?

 

Desde los pensamientos a las propuestas

Nuestra encrucijada y el Budismo

El budismo, como filosofía existencial y código ético, definidos en sus nobles verdades y en su plexo axiológico del óctuple sendero , ajeno a credos tradicionales, a la rivalidad y discriminación entre religiones, podría ser valorado como un excelente instrumento universal para esta encrucijada del planeta, donde urge la necesidad de fundar y mantener la PAZ, desconocida y nunca disfrutada.

Al ofrecer la meditación como disciplina, el budismo propone el trabajo personal hacia la apertura de la conciencia – iluminación – que desde sus estados extraordinarios, permite reconocer y emplear la sabiduría perenne que reposa en el ser humano.

Tucidides, historiador griego, señaló:

el secreto de la felicidad es la libertad, pero el secreto de la libertad es el coraje ”.

Entonces, todo individuo tiene libertad, coraje mediante, de acceder a su libre pensamiento y acción y además, como señala el budismo, emplear su derecho a evaluar los criterios y las enseñanzas ajenas, cuando afirma:

 

“No creáis lo que dicen las tradiciones, ni siquiera cuando se consideran respetables desde muchas generaciones atrás y en muchos lugares. No creáis una cosa porque muchos hablan de ella. No creáis las palabras de los sabios de tiempos pasados. No creáis lo que habéis imaginado, pensando que os lo ha inspirado un dios. No creáis nada basándoos únicamente en la autoridad de vuestros maestros o de los sacerdotes. Tras un profundo examen, creed lo que hayáis experimentado vosotros mismos y reconocido como razonable, y que sea conforme a vuestro bien”.

 

Vinculada a esta afirmación y desde la misma fuente que ha sido tomada , dice Paco Rabanne:

 

“El primero (precepto que adopté) era no aceptar jamás como verdadera una cosa que yo no hubiese reconocido con toda evidencia ser tal; es decir, evitar concienzudamente la precipitación y la prevención; e incluir en mis juicios sola y exclusivamente lo que se presentara con tanta claridad y nitidez en mi mente que no tuviera ninguna posibilidad de ponerlo en duda” ¡Así se expresaba René Descartes en “El Discurso del Método”.

 

Esta propuesta búdica lleva implícito, a mi parecer, un requisito trascendente. Quien está dispuesto a pensar por si mismo y a actuar con libertad personal, debe aceptar antes su autonomía y establecer su autoconfianza. Conseguir esta libertad, exige voluntad, valor y perseverancia para lograr el desapego y desprendimiento de lo tradicional y conocido. Es decir, el valor de abandonar el amparo, dominio y orientación desde los mayores, desde sus educadores y sus creencias. Cuyo significado es atreverse a la soledad, al autodominio y a superar toda resistencia a lo novedoso e ignorado. Condición que involucra comportarse como un niño, una niña, antes de ser educada, antes de ser programados.

Además, quienes se han otorgado libertad de pensamiento y acción a sí mismos, considero que deberían concederla y respetarla en todos y cada uno de sus prójimos. Criterio que no respetan poderosas naciones, supuestos adalides de la libertad y la democracia.

Como es inevitable, soportamos los tradicionales regímenes de autoritarismo, por las amenazas o por la seducción, fundados y mantenidos, en modo corresponsable, por tiránicos pastores y sumisos rebaños. Dichos tiranos, que ideologizan a sus pueblos, no respetan la libertad ni las reglas de la alteridad y del pacifismo, porque ellas pueden trastornar su afán de gobernar a perpetuidad para saciar su insaciable codicia de poder político y material. Así, los pueblos, necesitados de dirección y amparo, aunque precario, sostienen a estos dirigentes, por carencia de líderes y confianza en su potencial emancipación o aún, por temor a la libertad.

Son estos regímenes autoritarios, con la corresponsabilidad de sus devotos seguidores, los que han dificultado o prohibido la enseñanza socrática, como la defensa de la verdad, la libertad de prensa y de pensamiento. La multiplicación de informados y esclarecidos siempre trastornó a los autoritarios de turno, a su “poder” político y a su ilimitada codicia material. La intolerancia radical viene ocurriendo desde Sócrates, durante la edad media (Juicios sumarios de La Inquisición, caza de brujas, condena y muerte de Miguel Servet por obra de Calvino, etc.) con la desaparición o arresto y muerte en la cárcel de opositores políticos, como del docente japonés Tsunesaburo Makiguchi, en nuestra época actual.

En relación a la juventud, convendría razonar el motivo de su ausencia en el “Consejo de Paz” y en la conveniencia de realizar su convocatoria para conocer sus criterios, sus expectativas y sus posibilidades de cooperación en este movimiento.

Pero antes de seguir, Ud. ¿ya se ha preguntado cuantas veces escuchó, leyó en ensayos o contempló en películas y obras teatrales, argumentos similares a los aquí expuestos?

 

Violencia y Conducta Ghandi

 

Ya ha sido comprobado que la violencia solo genera e incrementa mas violencia. Ghandi, mediante su conducta de no violencia logró y demostró, con extrema compasión y paciencia, la realidad de desarmar la prepotencia de los colonizadores británicos en la India. Pudo así después, establecer el indispensable diálogo que permitió recuperar la independencia de su país. Algo semejante, por influencia del apresado Nelson Mandela, fue logrado en Sudáfrica para eliminar el apartheid y restablecer la igualdad entre sus habitantes, mas allá del color que tuviese cada uno.

Cuando no hay réplica hostil el agresor cae en desconcierto. En esos momentos el agredido cuenta con la esperanza de que su victimario revise su conducta, sienta y reconozca sus escrúpulos y la vergüenza de agredir a una persona inerme y pacífica. Pero, siendo objetivos y de acuerdo a sucesos históricos, debemos admitir que han existido y existen agresores que ante la no violencia de sus agredidos, incrementaron su hostilidad para concretar sus conquistas, por la aniquilación y el dominio de poblaciones. Un ejemplo próximo ocurrió en el Tibet, sojuzgado por el ejercito popular de China, en 1950, cuya resistencia y levantamiento nacional tibetano en 1959 fue brutalmente reprimido.

Los vencedores, usualmente necesitan de sus vencidos y de sus aliados, porque jamás naciones e individuos serán totalmente independientes y autónomos. Siempre han de requerir insumos, materias primas, alimentos, combustibles, asistencia económica, aún conocimientos y tecnologías, no solo de sus vencidos sino también de otras naciones pacíficas.

Estas naciones neutrales, pacíficas y no invasoras, cuando carentes de interés en los beneficios originados por enfrentamientos bélicos ajenos, podrían ofrecer su ayuda a la humanidad al suspender todo auxilio o cooperación a un estado agresor. Esto podría significar por una parte, asistencia para el país herido y por la otra, un nuevo recurso para diluir la beligerancia, en una conducta pacífica por la indispensable paz de la familia terrestre.

A la fórmula “ghandiana” habría que sumarle el cese de asistencia a los agresores. En definitiva la nueva conducta, estilo Ghandi, debería ser “no violencia + no cooperación”.

Esto requiere la solidaridad de los países ajenos al conflicto, los cuales deberían eliminar o prohibir todo beneficio generado por operaciones mercantiles, en curso o en proyecto, con los países agresores. Todo convenio comercial entre estados debería incluir cláusulas que establecieran la inmediata caducidad del vínculo y cese de las operaciones si cualquiera de los socios, comprometidos en el contrato, inicia un conflicto bélico. Si estos acuerdos establecen aporte y ayuda de insumos indispensables, todo país ante la alternativa de iniciar una guerra dudaría, o tal vez podría suspender su comienzo, ante la certeza de perder la asistencia habitual recibida.

Supongo que esta fórmula ya ha sido y seguirá rigiendo en los contratos entre países. Pero sospecho que su obediencia ha de ser parcial o nula. Sospecha fundada en el poder que la codicia ejerce para anular o ignorar el respeto y obediencia de los principios y valores humanos.

Tal vez podríamos proponer ya, una formula enriquecida a través del siguiente quebrado, cuyo variable resultado es PAZ o BELIGERANCIA:

 

> Filosofía Budista + Educación Socrática + No Violencia + No Cooperación con el Agresor

> Educación verticalista + Culto de Tiranías + Discriminación + Hostilidad + Ayuda bélica

 

Nociones de hospitalidad y asilo para todos lo seres del planeta

 

Otorgar hospitalidad y asilo requiere superar las susceptibilidades generadas por el prójimo desconocido, dominar la misantropía, la xenofobia, y aceptar a cualquier persona perteneciente a pueblos, grupos, comunidades extrañas, ya por diferencia de razas o etnias, de culturas o religiones.

No podemos ignorar que la globalización económica, la robotización industrial, los sistemas informáticos, etc., han limitado y disminuido los puestos de trabajo. Esta realidad coopera en el rechazo al inmigrante, competidor del nativo desocupado, cuya intención es lograr ocupación rentada en el país al que pretende ingresar.

De todas formas, ser hospitalario, según el sentido señalado, significa ofrecer afectiva y cordial continencia o “holding” al extraño, al extranjero, por la práctica de la empatía y por el respeto de los principios de alteridad. Esto requiere terminar definitivamente con el juego de adjudicaciones y sus efectos de discriminar, marginar y agredir.

Pero para poder practicar las conductas de hospitalidad y asilo de cualquier prójimo, es indispensable e inexcusable poner definitivo término a la adicción al propio ego, tan cultural y crónico en los hábitos del ser humano, en cualquier lugar de la tierra. Solo así se podría actuar en el estilo de nosotros y todos, en el respeto de la reciprocidad y la ayuda mutua.

En el trabajo de contemplar esta adhesión al propio ego, es natural descubrir, la influencia de la matriz cultural que al “educarnos”, “deformó” nuestra personalidad. La principal deformación fue obstaculizar o impedir la libertad de la percepción, del pensamiento, de las ocurrencias, imágenes y creaciones personales. Debemos obedecer y cumplir con lo pensado, lo decidido, lo acostumbrado en raciocinios y conductas practicadas por nuestros mayores, estructurados por la ortodoxia y el sistema de la cultura tradicional. Al no poder emplear nuestra esencia auténtica, perdemos soberanía sobre nuestra propia personalidad, que así invadida, puede y suele quedar deformada, convertida en un robot, en un “clon” cultural. Marginados de nuestro íntimo y valioso núcleo, hacemos a otros lo padecido en carne propia, por medio del “juego de atribuciones” aprendido y volvemos a encerrarnos en nuestro ego como lo hicieron los mayores.

 

Conductas facilitadoras para el establecimiento de la Paz

 

La siguiente es una lista de disciplinas y factores que podrían cooperar en la fundación del estado de Paz requerido.

 

1° – Eugenesia Optima y Salud

Debería ser responsabilidad del Estado lograr los niveles óptimos de eugenesia. En este sentido, en los Hospitales Municipales deberían trabajar profesionales de la salud, bien remunerados, en dedicación full time exclusiva, para la atención perinatal excelente.

La dedicación exclusiva permitiría realizar acompañamientos gestacionales y partos naturales, con reducción del intervencionismo (anestesias excesivas, innecesarias episiotomías y cesáreas en particular) para optimizar la asistencia perinatal y la eugenesia.

Esto debería incluir exámenes ginecológicos, periódicos y de rutina, tanto como la enseñanza de las conductas excelentes de maternaje, de lactancia y de sexualidad madura.

Estos departamentos oficiales de obstetricia deberían practicar las interrupciones de embarazos, en ciertos casos por extrema necesidad y/o contemplados en la legislación habilitadora, para concluir con las infecciones y muertes de mujeres gestantes por los abortos clandestinos.

Otros departamentos de Asistencia Social y Educación Sexual, con funciones en los Hospitales Municipales y a su vez, delegados en establecimientos de educación secundaria, deberían ser responsables de cooperar en la fundación de núcleos familiares apropiados, en la fluida “adopción legal “ de niños, como en la enseñanza de vida y conducta sexual madura..

El presupuesto nacional debería dignificar la atención de la Salud por el incremento de sus recursos para equipar los hospitales y todos los centros de asistencia, de acuerdo a sus necesidades y para asignar dignos honorarios al personal.

Considerando la situación en el mundo podemos incluir aquí a la ONG Internacional “Save the Children” (“Salven a los Niños”) que informa sobre la muerte de 2 millones de recién nacidos en su primer día de vida en los países en desarrollo. Esto ocurre por causa de enfermedades previsibles, dificultades en el parto y bajo peso del bebé. Los diez países donde ocurren la mayor cantidad de muertes son casi todos africanos. Entre ellos: Niger, Burkina Fasso, Malí, Chad, Guinea Bissau, Sierra Leona, Etiopía, Yemen, República Centroafricana y República Democrática del Congo. (el informe, llegado por correo electrónico, es más extenso y puedo reenviarlo a quien lo solicite).

Por otra parte, en mi trabajo “Dar Nombre Respetable al Ser Humano en Gestación”, de octubre de 1993, propuse a la Real Academia Española el cambio del término “feto” por el vocablo “Bebino y Bebina” (síntesis de bebé intrauterino) justificado por Fundamentos de orden Psicobiológico, Jurídico, y Cultural. (Este trabajo esta a disposición de quien lo solicite)

2° – Educación socrática

Así como un horticultor prepara el terreno y luego introduce la semilla para su libre y completo desarrollo, la enseñanza debería estar reglada por el mismo principio y similar intención. Informar y formar al educando en la disciplina del aprendizaje pero siempre dando oportunidad a su protagonismo libre, tanto en la atención de la teoría como en la práctica, cuidando así su maravillosa semilla o esencia, su talento natural, su espontánea curiosidad, su investigación, su libre pensamiento y creatividad. El propósito es permitir su libre y pleno crecimiento, genuino y singular, para evitar uniformarle como un clon folklórico o aún deformar, por la tradicional verticalidad docente, su confiada personalidad. Para mayor claridad, el propósito es permitirle su desarrollo como se hace con un roble, un fresno o un gomero, en un amplio espacio, sin oprimirlo y recortarle en modo artesanal como hacen ciertos jardineros con los “árboles enanos” o “bonzai”.

El objetivo es lograr que toda persona, en respeto a los principios y valores éticos, disponga de plena soberanía sobre su personalidad, preservada así de toda “colonización invasora” semejante al fenómeno de las Islas Malvinas.

Tsunesaburo Makiguchi, en Japón, procuró realizar este tipo de educación, pero como Sócrates o María Montesori, en Italia, fue perseguido por las autoridades, hasta apresarlo y lograr que al cabo de un año, muriera en la cárcel.

Ya he mencionado el criterio de Buda opuesto a la ideologización y adoctrinamiento educativo.

3° – Crecimiento Personal

Además del aprendizaje, con estilo socrático, desde niño, desde joven, todo individuo debería conocer y practicar las disciplinas de introspección para el pleno reconocimiento e integración de su propia personalidad.

La frase del oráculo de Apolo, “gnothi seauton”, grabada en griego en el frontón del templo de Delfos , cuya versión castellana es “Conócete a ti mismo”, fue convertida luego en la máxima favorita de Sócrates, para quien tenía el sentido de examen e indagación mental de lo que es la virtud,

La introspección personal es una tarea que involucra el reconocimiento honesto y total de las debilidades, malicias y violencia, que forman nuestra “sombra”, como de los recursos, los talentos, las virtudes, que constituyen nuestras “luces”.

Realizada esta práctica con éxito, el ser humano, ahora íntegro y maduro, interrumpe el social y acostumbrado juego de adjudicaciones a otros, tanto de elementos negativos como positivos. Cuando así ocurre, el individuo gana en auto confianza, establece su auto estima genuina, dispone de buen humor, puede comportarse como autoridad modesta, ajena a toda práctica autoritaria y puede ahora ejercer, mucho mas que antes, principios y conductas de alteridad en respeto de cualquier ser humano del planeta.

4° – Trabajo

El individuo maduro, fácilmente logra trabajo y conserva o practica ocupaciones, cuando dispuso de óptima educación y experiencias para capacitar sus habilidades y talentos vocacionales. Cuando puede incluir estas naturales tendencias en su tarea cotidiana, al permitir la libre expresión de su esencia vocacional, intuitiva y creativa, su trabajo se convierte en un juego de auto-motivación constante, que por supuesto le brinda satisfacción y salud.

El descubrimiento de los talentos naturales, de las tendencias vocacionales y su orientación, debería ser obligatorio en cada ciudadano. Ubicado el individuo en el estudio y en el trabajo coincidente con su disposición y perfil vocacional se evitarían pérdidas en los presupuestos educacionales y empresarios y asimismo, el trabajador eficaz, motivado y creativo, se ubicaría en las funciones del cargo apropiado.

En el caso de relaciones laborales de dependencia convendría que las empresas estimularan la libertad ejecutiva de sus miembros, honestos y capacitados, quienes podrían actuar como empleados y “socios accionistas”. En esta nueva condición, seguramente asumirían un compromiso con la empresa y sus fines, muy distante y diferente al ejercido por un empleado común. Ahora trabajarían motivados con el interés de eliminar saboteos, accidentes y pérdidas, con la intención de elevar la calidad de productos y servicios y optimizar la competencia en el mercado, dedicarían una atención esmerada de proveedores y clientes, para incrementar utilidades y practicar oportunas reinversiones de capital, tal como ocurre con los dueños de la empresa.

En relación a personas que deseen fundar o agregar a su trabajo habitual de dependencia, conductas laborales de “cuenta–propismo” o de “auto–gestión” deberían contar con créditos estatales accesibles o “mini–créditos” de tipo “Yunus”.

En una investigación realizada en el mundo y en todos sus estratos sociales, por un equipo coordinado por Mihaly Csikszentmihalyi (Profesor de Psicología y Educación en la Universidad de Chicago – USA), se pudo comprobar que el dominio de desafíos por medio de habilidades personales provocaba una “experiencia óptima de felicidad”, como así fue denominada. Esta emoción, ajena a la retribución material, se pierde con la reiteración monótona de tareas conocidas, con la alta robotización industrial, con el sedentarismo y la conducta de espectador pasivo, en los fines de semana sin retos o en la jubilación inactiva.

La pérdida de esos momentos felices, puede y suele provocar el mal humor, la irritabilidad, las conductas pendencieras y la pérdida paulatina de la salud.

5° – Alimentación y Vivienda

Toda persona debería tener conocimiento de las normas de sana alimentación - la conocida pirámide, por ejemplo – y de las comidas perjudiciales, y además, realizar el aprendizaje de una disciplina que por sus normas y límites le facilitaría evitar ciertas adicciones nocivas (exceso en regímenes cárneos, en el consumo de bebidas, de golosinas, etc.).

Todo individuo, gracias al auxilio de créditos estatales, no onerosos, debería contar con recursos para su pleno desarrollo como para la compra de una vivienda, en los barrios construidos a ese fin o aún, para la edificación de su propia casa.

6° – Deportes

La movilidad cotidiana corporal es un elemento básico para la conservación de la salud corporal y psíquica. La práctica de un deporte amateur coopera en el mismo sentido. Cuando esta actividad ofrece un desafío, por ejemplo en torneos y competencias, nuevamente nos encontramos con la posible obtención de momentos felices, estilo Mihaly.

Durante la conducta deportiva segregamos endorfinas, analgésicas y euforizantes, mientras logramos la fluida y saludable catarsis de violencias internas que ayudan a descargar nuestras tendencias hostiles y además, aprender a limitarlas cada vez que frenamos apasionamientos y descontroles competitivos.

Por otro lado sería prudente suspender definitivamente prácticas justificadas como deportivas y espectáculos que incentivan la violencia, mientras solo demuestran insensibilidad y permiten a su vez, dar curso a la crueldad del ser humano en su práctica. Hago referencia al boxeo y a la tauromaquía.

7° – Descarga pacífica de la violencia

Como ya fue anticipado, mientras persistan factores – genéticos, políticos, económicos y sociales - que estimulen la agresividad del ser humano, sería conveniente realizar investigaciones y ensayos con el propósito de crear, ensayar y ajustar recursos para la descarga inofensiva de la violencia. Pacífica o inofensiva porque dichos medios deberían evitar el daño a personas, a propiedades y no provocar además, perjuicios ecológicos.

8° – Cobertura Ciudadana

Cuando el ciudadano carece de ocupación, de salarios dignos, de jubilación, de asistencia médica, de vivienda y alimentación, de respeto y justicia, de créditos para el desarrollo, cuando sufre indignas carencias, mientras otros sectores sociales disfrutan de privilegios, se encuentra en la condición propicia de atribuirse justificación y derechos para ejercer actos de violencia (saqueos, cortes de rutas, crueles delitos, etc.) en impulsivas represalias.

En la actualidad muchos ciudadanos “disfrutan” coberturas por desempleo en “planes de familia”, o “planes trabajar”, y rechazan oportunidades laborales cuando se les ofrece, y afiliados al gobierno “protector” cumplen con las necesidades políticas de los dirigentes, mientras se hace un culto a la viveza criolla, la holgazanería, los vicios y la violencia.

El Estado debería por medio de nuevas conductas de asistencia y previsión social, carentes de fines y beneficios políticos, ejercer prácticas y normas para atender con ejemplar responsabilidad la “cobertura ciudadana” apropiada, de las ocasiones mencionadas en particular.

Mas allá de lo regional, considerando al ser humano “desocupado” del mundo, frustrado no solo por su pobreza o por sus graves limitaciones económicas, sino además por carecer de la satisfacción espiritual que le otorga superar retos por sus habilidades, de acuerdo a las investigaciones de Csikszentmihalyi, podemos suponer que su natural sentimiento será creerse inútil, prescindible y descartable para la sociedad. Si efectivamente esa es la evaluación de su persona, su vida pierde valor, sentido y significado. En esta situación, como víctima de la insensibilidad de las dirigencias en particular, si domina sus intenciones suicidas o su fuga en adicciones, es posible que se transforme en una agente de violencia.

9° – Selección de la Dirigencia

 

“El amor a la libertad es lo mismo que el amor a los demás.

El amor al poder es igual al amor a nosotros mismos”.

William Hazlitt (escritor inglés 1778-1849).

 

“Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo,

pero no se puede engañar a todos todo el tiempo”

Abraham Lincoln.

 

Cuando es necesario formar un equipo empresarial de excelencia, o toda vez que se requiere una formación deportiva extraordinaria, para encuentros internacionales (futbol, basquet, volley ball, hockey, tenis, etc.) o juegos olímpicos, se realiza una estricta selección de los aspirantes o candidatos, para obtener potenciales utilidades o pleno éxito en las competencias.

El tradicional sistema de elecciones para las autoridades que constituirán el gobierno nacional, como la dirigencia de sus instituciones adheridas o vinculadas, de acuerdo a los magros resultados conseguidos, debería ser sustituido por prácticas de responsable y estricta selección de los candidatos, semejantes a las mencionadas.

Nuevamente cabe aquí referirnos a la resistencia de lo conocido, a la ignorancia de las experiencias negativas. Todo autócrata, engreído y omnipotente, divide y disgrega a la población que dirige. En sus opositores ubica, persigue y condena todos sus personales complejos negativos, de insignificancia, incapacidad e intrascendencia, jugando al juego de las adjudicaciones. Esto le permite seguir negando su humana condición mientras se atribuye una excepcionalidad que no resiste el más humilde de los análisis.

Es posible que los dirigentes tiránicos, ignoren o no presten atención a sensatas advertencias, de algunos de sus seguidores o de sus opositores, similares tal vez, a los argumentos de este ensayo, sean los precedentes o los que incluyo en este apartado.

Se ha dicho y repite que “el poder corrompe”. Es verdad. La tentación de las oportunidades en el poder atropellan los principios del dirigente y fortalecen sus debilidades. Entonces, también podríamos señalar que “la falta de poder corrompe”, cuando la madurez es frágil o no existe, para manifestarse luego en la violencia, en las variables conductas de insensibilidad e injusticia social.

10° – RR.HH. integradas

Las relaciones humanas integradas son efecto del respeto de los derechos humanos, de la igualdad ante una Justicia, completa e imparcial, de la anulación de privilegios y exclusiones, de una óptima cobertura ciudadana, como del arbitraje y mediación serena ante partes en conflicto.

Por supuesto que esta conducta, que algunos países practican, es lógica consecuencia del aprendizaje temprano y la constante aplicación de los principios y valores humanos, ofrecidos por la sabiduría perenne, reconocidos por sentido común y consenso.

Etica y principios de alteridad deberían ser materias de permanente estudio y práctica en todos los niveles e instituciones educacionales, en todos los ámbitos laborales, en los poderes del Estado y en las agrupaciones sindicales.

Es motivo de permanente indignación observar el abandono o precariedad de recursos en hospitales y en escuelas, como su carencia en lugares que los necesitan, mientras se advierte el enriquecimiento ilícito, insensibilidad e indiferencia de autoridades, como la ineficacia de la justicia en la atención de esta injusticias. Aun la justicia no ha conseguido establecer recursos para detectar el lavado de dinero o la desviación de patrimonios por medio de testaferros o sociedades anónimas ad hoc, para llevar a juicio a sus verdaderos responsables.

Mientras son expropiados latifundios, en ciertos países, para una justa reforma agraria, o determinadas viviendas para erigir autopistas, los patrimonios de las “mayores fortunas del planeta”, cuyo monto podría cubrir las necesidades básicas de países subdesarrollados, aún persisten sin ser afectados por la justicia internacional ni confiscados, aunque sea en un 60 0 70 %, por lo menos. Estas riquezas, culto de codicia y avaricia, como el desmedido poder del G 7 ¿serán acaso responsables en la generación de las acciones terroristas?. ¿Cabe aquí incluir el antiguo mensaje que propone “ Cosecharás tu siembra ....”?

Gracias a las comunicaciones internacionales por satélites, el mundo se ha convertido en una “aldea global”. Hoy el G7, cualquier institución internacional (la Organización de las Naciones Unidas, por ejemplo) un gobernante, un ciudadano terrestre, adulto e informado, no podría justificar su ignorancia de hambrunas, de muertes masivas por guerras y actos de terrorismo, de explotación y esclavitud, de prostitución, de secuestro infantil y comercio de órganos, de narcotráfico, de la venta y acopio de armas, convencionales y nucleares, etc.. Esto pone de manifiesto que a pesar de los testimonios y las evidencias, aún persisten el egoísmo, la insensibilidad y la indiferencia social, la codicia y la avaricia, el ejercicio de la corrupción, como la precariedad de conductas y recursos para terminar con estas sombrías conductas humanas.

Es evidente que las guerras, el narcotráfico, la explotación de personas, el “poder” político, la represión de la prensa “libre”, la globalización económica, etc., constituyen un fuerte y utilitario negocio para ciertos grupos de poder, para empresas adheridas, para algunas familias, mientras poblaciones enteras sufren y permanecen en la marginación, en la desgracia, en la pobreza, en el y las enfermedades, esperando la muerte como anhelado alivio.

Sabemos además, que también es hábito “comprar”, amenazar o eliminar a los idealistas, conocedores de la realidad, quienes pretenden proponer y concretar reformas humanitarias, mientras la hipocresía aplaude a lideres y dirigentes que se perpetúan en la retórica de arcaicos y repetidos discursos.

Conservando la esperanza, como lo único que perduró en la caja de Pandora, hagamos una síntesis de los elementos señalados, que podrían cooperar, a juicio del escritor, en el establecimiento de la Paz:

 

Eugenesia óptima Educación socrática Crecimiento Personal

Trabajo Alimentación y Vivienda

PAZ

Deportes Descarga pacífica de la Violencia

Cobertura ciudadana Selección de la Dirigencia RR.HH. integradas

 

Por último, recordando a Descartes, podríamos proponer:

 

“Si aun contrincantes, todos pensamos y luego actuamos

en BIEN del OTRO, TODOS existiremos”.

 

Y luego, desde Churchill, podríamos decir:

 

“Solo Sudor y Lágrimas...ELIMINEMOS LA SANGRE”.

...................................................................................................................................

 

Emilio Franchi Roussel - Buenos Aires – Argentina

16 de mayo de 2006 - Email: franchiro@hotmail.com

 

“La Conciencia Sin Fronteras – Aproximaciones de Oriente y Occidente al Crecimiento personal” por Ken Wilber, Ediciones Kairos – Psicología – 1989 – Barcelona - España

Cuatro Nobles Verdades del Budismo: la existencia humana es dolor, sufrimiento; la causa del sufrimiento es el deseo; la extinción del deseo acaba con el sufrimiento; el camino que lleva a dicha extinción es la óctuple senda, es decir, una senda de moralidad austera de ocho preceptos.

La Octuple Senda esta constituida por la recta visión (libre de superstición e ilusión); rectas aspiraciones (elevadas, dignas de una persona seria e inteligente): recta palabra (educada, abierta, verdadera); recta conducta (pacífica, honesta, pura); recta vida (que no moleste ni haga daño a ningún ser viviente); recto esfuerzo (por la autoformación y el autocontrol); recta mente (activa, vigilante); recta contemplación (diligente pensamiento sobre los profundos misterios de la vida)

(Tomado de “Secretos de la Psicología Oriental”, de Mercedes Velasco Irigiyen – Biblioteca Básica de Psicología Aplicada – España – 1987)

(“La Iluminación del Budismo – Entrevistas con Bokar Rimpoché”, de Paco Rabanne, editor.B.S.A. 1997, Barcelona, España, página 194)

Recomiendo ver la película “En mi Tierra”, protagonizada por Juliette Binoche y un actor americano de color.

Delfos: Antigua ciudad griega, en la Fócida, al pie del Parnaso. Fue uno de los principales centros religiosos de Grecia, dedicado al culto de Apolo, adorado en forma de delfín. En ella funcionaba el célebre oráculo, al que se interrogaba sobre los asuntos mas importantes de la vida de Grecia. (...). En la época helenística el escepticismo religioso condujo a Delfos a la decadencia. (...) (Tomado del Diccionario Enciclopédico Salvat – Tomo 8 – pág. 1144 – 1986 – Barcelona – España)

Para quien pueda interesarle dispongo de una propuesta personal, que denominé “Selección de la Dirigencia o SEDIR” dedicada a dicho propósito.

 

 

 

 

- 10v Servicios de Internet -

Junio 2000