HOME

a

REGISTRESE !

a

Objetivos de sitio


Archivo Temático 


Archivo (por fecha)


Colaboradores


Links


Premios recibidos


a

Buscador

a

Correo

 

 

 

 

      “La  Humanidad  tiene  razones  que  la  Razón  del  Hombre  ignora”    

Notas

 

Tema: Cerebro

Titulo: Contagio de bostezo y empatia en primates

Autor: Pablo Herreros

Fuente: Somos primates   Web: http://www.somosprimates.com

 

 

 

En la última década, los neurobiólogos identificaron unas células nerviosas que son la evidencia fisiológica de la empatía y de las complejas emociones sociales, llamadas “neuronas espejo”. Éstas se han encontrado en humanos, primates no-humanos y otros mamíferos de alto coeficiente cerebral, como elefantes o ballenas.

 

 

 

Contagio de bostezo y empatia en primates

En la última década, los neurobiólogos identificaron unas células nerviosas que son la evidencia fisiológica de la empatía y de las complejas emociones sociales, llamadas “neuronas espejo”. Éstas se han encontrado en humanos, primates no-humanos y otros mamíferos de alto coeficiente cerebral, como elefantes o ballenas.

Estas neuronas nos permiten comprender lo que le ocurre a otro individuo, imaginándonos a nosotros en la misma situación y proyectando lo que sentimos. Están relacionadas directamente con la empatía porque gracias a ellas podemos “sentir los sentimientos de otros” y entender sin necesidad del razonamiento, puesto que se produce una simulación directa en el cerebro.

En varias investigaciones, se ha demostrado que existe una correlación entre una capacidad básica para la empatía y el fenómeno del contagio de bostezo. Por ejemplo, ciertas personas con dificultades para establecer relaciones interpersonales debido a alguna patología o a una lesión cerebral no suelen bostezar cuando ven a alguien hacerlo. Pruebas similares se están realizando con enfermos de Alzheimer.  Además, todo apunta a que es necesario el desarrollo de ciertas estructuras neuronales, pues tampoco se produce contagio antes de los dos años de edad.

Durante mucho tiempo, tanto la empatía como el contagio, fueron considerados fenómenos exclusivamente humanos. En el año 2004, aparecieron una serie de estudios con chimpancés llevados a cabo por James Anderson y Tetsuro Matsuzawa, en los cuales,  se prueba la existencia de contagio en esta especie. Los individuos bostezaban en mayor número de ocasiones después de visualizar vídeos que contienen bostezos de congéneres, al igual que ocurre con humanos.

Vídeo del experimento sobre contagio de bostezos realizado por Pablo Herreros.
YouTube Preview Image

La empatía tiene como función, entre otras, el adaptar la ayuda a las necesidades del otro. Es relativamente común ver una manada de elefantes ajustando el paso a las necesidades de algún individuo enfermo o lisiado. También los levantan cuando desfallecen. Entre chimpancés el apoyo a individuos minusválidos o heridos sucede con cierta frecuencia, y los delfines prestan ayuda a otros a ascender a la superficie para tomar aire. Los comportamientos de ayuda son comunes entre los mamíferos más gregarios para quienes la colectividad lo es todo y cada individuo es imprescindible para la supervivencia del grupo.

Vídeo en el que un perro salva a otro perro atropellado en una autopista de Santiago de Chile
YouTube Preview Image

Cuenta el primatólogo holandés Frans de Waal, la historia de una hembra de bonobo, que recogió un pájaro que cayó en el foso tras estrellarse contra el cristal del recinto en un Zoo de Inglaterra. Esta hembra se acercó, lo agarró y escaló hasta el punto más alto del árbol más alto de la instalación, agarrando el tronco con sus piernas para poder tener las manos libres. Entonces desplegó sus alas cuidadosamente, arrojándolo con fuerza en dirección al exterior del recinto. No tenía fuerzas y no pudo alzar el vuelo, cayendo de nuevo en el interior. La bonobo bajó rápidamente y lo protegió durante horas de sus compañeros hasta que cayó la noche. A la mañana siguiente el cuidador no lo encontró en el recinto, pues probablemente se recuperó del shock y pudo retomar el vuelo por sí mismo. Lo importante de este hecho es como adaptó su comportamiento a las necesidades del pájaro, pues esta conducta hubiera sido completamente absurda para ayudar a otro miembro de su especie.

Vídeo en el que un leopardo cuida de una cría de babuino, tras matar a su madre.
YouTube Preview Image

Tradicionalmente, todo lo relacionado con las emociones y la empatía ha sido impopular entre la comunidad científica, especialmente si se trataba de animales no-humanos. Era considerado efectos secundarios no deseados de la evolución que interfieren en el correcto funcionamiento de la razón. Más datos son necesarios, pero las investigaciones recientes demuestran que los animales y los humanos reaccionamos ante el entorno de una manera similar. La continuidad en la estructura de animales y los seres humanos es manifiesta. Hoy en día, es más fácil probar que los animales tienen emociones y empatía que lo contrario.

 

 

 

- 10v Servicios de Internet -