[menu.htm]

 

      “La  Humanidad  tiene  razones  que  la  Razón  del  Hombre  ignora”    

NOTAS

Sociedad

Los miedos racionales e irracionales se combinan ante el Terrorismo

The New York Times (Octubre 12, 2001)

- 15.10.2001 - 


El 11 de Septiembre, los norteamericanos entraron a una nueva geografía escalofriante donde los continentes de seguridad y peligro parecían alterados para siempre.

Es seguro volar? Habrá bio-terrorismo? Donde se encuentra el límite entre la precaución razonable y el pánico?

Asumiendo lo peor, mucha gente ha contestado estas preguntas eliminando los viajes en avión, comprando máscaras de gas y detectores de radiación, llamando a sus médicos para conseguir vacunas contra enfermedades exóticas o para obtener prescripciones de Cipro, un antibiótico que la mayoría de los expertos considera una defensa innecesaria contra el antrax.

Los psicólogos que estudian como la gente percibe potenciales peligros dicen que tales respuestas no son sorprendentes, dadas las intensas emociones inspiradas por los ataques terroristas.

“La gente está particularmente vulnerable a este tipo de cosas cuando están en un estado de alta ansiedad, temen por su vida y tienen una gran inseguridad acerca del futuro,”dice el Dr. Daniel Gilbert, profesor de psicología de Harvard.

“No nos gusta esa sensación.  Queremos hacer algo al respecto.  Y, por el momento, no hay nada en particular que podamos hacer, entonces compramos una máscara de gas y viajamos en tren en vez de en avión,”dice el Dr. Gilbert.

“Estaré muy sorprendido si se logra salvar una vida con estos esfuerzos.”

Igualmente, muchos psicólogos dicen que evitar un viaje en avión puede ser razonable si alguien va a pasar el viaje completo en terror.  Y aunque los expertos dicen que las máscaras de gas ofrecen una dudosa protección ante un ataque químico, si su compra ayuda a calmar a la gente, no puede ser dañino.  Los sentimientos pueden ser irracionales, pero una vez que se tienen los sentimientos, el comportamiento es perfectamente razonable,”dice el Dr. George Lowenstein , profesor de economía y psicología de la Universidad de Carnegie Mellon.  “No tiene sentido tomar un riesgo solo porque es racional si me va a hacer sentir miserable.  Lo razonable es hacer lo que me hace sentir confortable.”

“Se están apretando todos los botones aquí,”dice Paul Slovic, profesor de psicología de la Universidad de Oregon y autor del libro La percepción del Riesgo.  Las amenazas del terrorismo “son horribles de contemplar, parecen relativamente incontrolables y son catastróficas.”

Él, junto con otros investigadores, ha encontrado que los riesgos que evocan imágenes vívidas, que son vistos como involuntarios, que no son familiares o que matan a muchas personas de una vez son percibidos en general como más amenazadores que los riesgos que son voluntarios, familiares y menos extremos en sus efectos.  Por ejemplo, en los estudios, la gente considera que las amenazas como los accidentes aéreos y accidentes nucleares son mayores que fumar o un accidente automovilístico, a pesar de que causan más muertes por año.

Este es un tema de frustración para muchos científicos que no pueden entender porque la gente entra en pánico ante las cantidades indetectables de pesticidas en los vegetales y sin embargo se devora una hamburguesa que contiene carcinógenos conocidos formados en el grill. 

“Todo en algún sentido es peligroso, en alguna concentración y en algún lugar,”dice el Dr. James Collman, profesor de química de Stanford y el autor de Naturalmente Peligroso: Datos sorprendentes acerca de los Alimentos, la Salud y el Medio ambiente.

Asimismo, los psicólogos dicen que las respuestas de la persona promedio tienen sentido si uno se da cuenta de que los humanos no son los calmos evaluadores racionales que los economistas y otros científicos sociales una vez asumieron que eran.

En realidad, el cerebro humano reacciona ante el peligro a través de la activación de dos sistemas, uno es una respuesta emocional instantánea y la otra una reacción más deliberada de un nivel superior.

La respuesta emocional ante el riego está profundamente arraigada en la evolución y es compartida con otros animales.  Pero la racionalidad, incluyendo la habilidad de basar decisiones acerca del riesgo en datos estadísticos, es característico de los humanos.

Pero muchas veces las dos respuestas entran en conflicto.

  

- 10v Servicios de Internet -

Junio 2000