[menu.htm]

 

      “La  Humanidad  tiene  razones  que  la  Razón  del  Hombre  ignora”    

NOTAS

Cerebro

Los caminos hacia la clarificación de los mecanismos de las enfermedades neuropsiquiátricas

Dr. Takeo Yoshikawa, Laboratorio de Psiquiatría Molecular, RIKEN (The Institute of Physical and Chemical Research) 

- 10.09.2001 - 


Introducción

La ciencia cerebral es considerada un tema principal para la próxima generación.  La clarificación de los mecanismos de los trastornos psiquiátricos no solo es una buena noticia para los pacientes sino que conducirá a la comprensión de las actividades cerebrales superiores como la formación de la personalidad, los pensamientos y las emociones.  Los avances recientes en los distintos campos de la neurociencia y los desarrollos sorprendentes en el campo de la genética suman un gran potencial para las investigaciones en el área de los trastornos psiquiátricos.  

Historia de las Investigaciones sobre las Enfermedades Psiquiátricas

Los trastornos psiquiátricos son clasificados en varias categorías basadas en los síntomas y su progresión: los dos tipos de esquizofrenia y los trastornos de ánimo (trastorno bipolar y depresión).  La esquizofrenia usualmente se desarrolla en pacientes entre la pubertad y los 30 años, manifestando síntomas como alucinaciones auditivas y sensaciones de persecución, tendencias de distanciamiento y actitudes autísticas.  Una vez instalada, la esquizofrenia progresa crónicamente.  Afecta a uno de cada 100 personas en el mundo.

Una droga efectiva para el tratamiento de las alucinaciones, los neurolépticos, fueron descubiertos en los años 50.  El análisis de la acción farmacológica reveló que la droga bloqueaba los receptores de dopamina D2.  Los estudios sobre la dopamina en pacientes con esta enfermedad no han arrojado resultados concluyentes.  Probablemente, la alteración dopaminérgica no es una causa directa de la enfermedad, sino que puede estar relacionada indirectamente con ella.  Los trastornos de ánimo incluyen el trastorno bipolar y la depresión.  Los pacientes que sufren de la primera alteración padecen de episodios periódicos de manías y depresión, mientras que los otros padecen de depresión periódica.  Estos no son trastornos raros, y los pacientes los desarrollan entre los 20 y 30 años de edad.  Las drogas que mejoran los síntomas de depresión, los antidepresivos tricíclicos, fueron descubiertos algún tiempo después que los neurolépticos.  Estas drogas bloquean la captación de monoaminas (serotonina y noradrenalina) en la brecha sináptica. 

Los caminos de la Genética Molecular

El objetivo de nuestras investigaciones es la identificación de los genes vinculados con la enfermedad. Los estudios epidemiológicos sugieren una vinculación genética con la esquizofrenia y los trastornos de ánimo.  La estrategia para identificar los genes relacionados al desarrollo de la enfermedad es la siguiente: las muestras de las familias afectadas son tipificadas para los marcadores de los microsatélites distribuidos por los cromosomas.  Luego se realiza el análisis de ligamiento para determinar groseramente las regiones donde se localiza el gen involucrado.  

Los trastornos psiquiátricos fueron reconocidos como trastornos cerebrales en 1861.  Las enfermedades maníacas depresivas fueron diferenciadas de la dementia praecox (luego llamada esquizofrenia) en 1896.  A través del reconocimiento de que las alteraciones cognitivas y del pensamiento constituían los síntomas principales de la dementia praecox, se la llamó esquizofrenia en 1908.  Aproximadamente un siglo después, todavía se desconocen las verdaderas etiologías de las enfermedades psiquiátricas.  Se cree que son complejas enfermedades heredadas y disparadas como resultado de efectos aditivos y sinérgicos de múltiples genes y factores ambientales.  Son clasificadas como enfermedades multifactoriales, similar a la diabetes mellitus, alergia e hipertensión.  El análisis de biología molecular de las enfermedades multifactoriales es un desafío enorme para el campo de la biología. 

  

- 10v Servicios de Internet -

Junio 2000