[menu.htm]

 

      “La  Humanidad  tiene  razones  que  la  Razón  del  Hombre  ignora”    

NOTAS

Cerebro

Sistema límbico y violencia

Crime Times

- 02.04.2001 - 


Una teoría controversial vincula a la violencia con la ignición del límbico. 

Anneliese Pontius, psiquiatra de Harvard, cree que algunos “solitarios’que cometes actos de violencia están sufriendo de un desorden epiléptico que ha llamado “reacción disparadora de la psicosis límbica”. 

Pontius, que ha examinado a cientos de criminales violentos, ha documentado los casos de 17 individuos que cree sufren de este síndrome.  Estos individuos están caracterizados, ella dice, por el siguiente patrón:

-Ninguno tiene una historia de comportamiento criminal violento.

-Todos cometieron crímenes sin motivo y no premeditados, generalmente contra extraños y parecían sin emoción mientras cometían el crimen.

-Inmediatamente antes de cometer el crimen, cada sujeto experimentó un sentido profundo de confusión, seguido por alucinaciones asociadas a eventos del pasado. 

-Mientras cometían los crímenes, los sujetos experimentaron nauseas, vértigo, sensaciones de frío, transpiración, incontinencia, y otras reacciones viscerales.

-Todos los sujetos estaban desorientados por varias horas luego de sus crímenes.

-Todos confesaron abiertamente a sus crímenes, y estaban sorprendidos de lo que habían hecho.

Pontius nota que este patrón es consistente con la epilepsia, que a veces es precedida por “auras”, frecuentemente causa comportamientos irracionales y pérdida de las funciones corporales normales, y generalmente son seguidas por desorientación.  Ella sugiere que estos sujetos cometieron crímenes mientras experimentaban epilepsias del sistema límbico, una región del cerebro asociada a la memoria y las emociones.

Aunque un número de los sujetos tenían EEGs anormales que sugieren epilepsia, y la mitad había experimentado traumatismos de craneo –un riesgo para la epilepsia- Pontius sugiere que otro mecanismo, conocido como “ignición”, está involucrado.  Este fenómeno, bien documentado en ratas, ratones, conejos, perros, gatos y primates, ocurre cuando los animales son expuestos repetidamente a estímulos suaves y no dañinos como descargas eléctricas suaves, aislamiento o pequeñas dosis de drogas.  Al principio, los animales no muestran una respuesta a los estímulos, pero luego de un período de tiempo comienzan a tener pequeños ataques de epilepsia y eventualmente desarrollan convulsiones generalizadas.

Debido a que los sujetos eran “solitarios”, Pontius cree que deben haber tenido que lidiar solos con sus traumas y problemas y que esto eventualmente produjo la ignición de  los ataques cuando los sujetos fueron expuestos a las personas u objetos que disparaban sus memorias obsesivas.

Aunque la teoría de Pontius es provocativa, otros investigadores sugieren que los ataques violentos no surgieron de la ignición sino del daño cerebral.  Paul McLean, del Instituto Nacional de Salud Mental, dice, “Yo creo que debe haber lesiones de algún tipo en la mayoría de los casos de Pontius; solo que todavía no los hemos visto.”

 

- 10v Servicios de Internet -

Junio 2000