[menu.htm]

 

      “La  Humanidad  tiene  razones  que  la  Razón  del  Hombre  ignora”    

NOTAS

Cerebro

Gran formula psicofísica: el pensamiento es una función del cerebro

- 02.04.2001 - 


"¿Debería forzar a todo pensador realmente consecuente a sacrificar sus esperanzas en un más allá porque cree que es su deber aceptar todas las consecuencias de una verdad científica?

La mayoría de las personas imbuídas de lo que puede llamarse puritanismo científico se sentirían obligadas a contestar afirmativamente a esta pregunta. Si cualquiera de los jóvenes científicos educados en la medicina o la psicología piensa de otra manera probablemente sea por incoherencia mental cuyo privilegio disfruta la mayoría de la humanidad. En un momento son científicos y en otro cristianos u hombres corrientes, con la voluntad de vivir intensamente en su pecho; y sujetando así los dos extremos de la cadena, descuidan la conexión intermedia.

Cuando el fisiólogo pronuncia la frase, " el pensamiento es una función del cerebro", piensa sobre ese tema lo mismo que piensa cuando dice, " el vapor es una función de la tetera", " la luz es una función del circuito eléctrico", " la energía es una función de la cascada". Piensa que el cerebro engendra conciencia en su interior, tal como engendra colesterina, creatina y ácido carbónico; su relación con nuestra vida anímica también ha de denominarse función productiva.

Pero en el mundo físico tal función productiva no es el único tipo de función con el que estamos familiarizados. También tenemos la liberación o función permisiva; y tenemos la función de transmisión.

Las teclas de un órgano sólo tienen función de transmisión. Abren sucesivamente los diferentes tubos y permiten que el aire de la caja escape por diferentes caminos. Los tonos de los diferentes tubos se constituyen al emerger las columnas de aire vibrando. Pero el órgano no engendra el aire. El órgano mismo, como se ve por su caja, es sólo un aparato que deja que porciones de aire se liberen al ambiente en estas formas limitadas peculiares. 

Mi tesis es que, cuando pensamos en la ley de que el pensamiento es una función del cerebro, no estamos obligados a pensar sólo en la función productiva: también tenemos derecho a considerar las funciones permisiva y de transmisión. 

Supongamos, por ejemplo, que todo el universo material- los seres que pueblan la tierra y el cielo- tornase a ser un mero velo superficial de los fenómenos que ocultase el mundo de las realidades genuinas. Tal suposición no es extraña ni al sentido común ni a la filosofía. El sentido común cree en realidades tras el velo incluso demasiado supersticiosamente; t y la filosofía idealista declara que todo el mundo de la experiencia natural, tal como lo percibimos, es sólo una máscara temporal que atomiza o refrecta el único Pensamiento infinito, unica realidad en estos millones de corrientes finitas de conciencia que conocemos como nuestros yoes privados. 

"Cuánto más deberíamos insistir, como amantes de la verdad, cuando se niega una esperanza vital de la humanidad" 

                                      La inmortalidad humana

                                       William James

                                      Traducción de Angel Cagigas

 

- 10v Servicios de Internet -

Junio 2000